fbpx
To top
26 Sep

Tus emociones

El tercer trimestre de embarazo viene cargado de muchas emociones, pues pronto conocerás a tu bebé; pero también de sentimientos como ansiedad, miedos, angustia e inseguridad. No te sientas culpable, es algo normal. Compártelo con tu pareja, tu familia y tu bebé. Cuéntales cómo te sientes y explícales tus emociones y sensaciones.

Todos los altibajos emocionales se incrementan en el último trimestre ya que se acreca el parto. A muchas nos invaden emociones que pueden parecer negativas, pero que en realidad nos ayudan a procesar el cambio. Lo que puedo asegurarte es que estas sensaciones incómodas se puede reducir bastante, en la medida en que tengas la información necesaria, completa y correcta para saber a qué te enfrenterás ese día. 

Desde mi experiencia, te propongo trabajar en tu preparación mental haciendo lo siguiente:

                    • Repítete la fase °Soy capaz, estoy hecha para esto”
                    • Trata de comprender que todos los partos son diferentes  y aunque es muy enriquecedor recibir consejos y compartir experiencias de otras madres, hay que saber que cada caso es único y nadie tiene la última palabra ¡Mantén una mente abierta!
                    • infórmate y prepárate con profesionales. Aunque vas a recibir muchos datos de amigos, familiares y personas cercanas, lo mejor es acudir a cursos de preparación con profesionales idóneos, que te instruyan sobre el paso a paso del parto. Sea cual sea la decisión para tu parto, consulta los beneficios y consecuencias con tú médico.
                    • Haz que tus decisiones se respeten. Hoy en día se ha avanzado mucho en el “parto humanizado” y “parto respetado”, se tiene en cuenta -de ser posible- la decisión de la madre. Aquí de nuevo, lo importante es estar informadas para poder tomar la mejor decisión sobre el tipo de parto y atención que prefires.
                    • No permitas que te descalifiquen. No dejes que terceras personas enjuicien tus decisiones. En mi opinión, considero que hay que apuntarle a lo natural, pero cada uno elige lo que quiere y no es justo que las personas descalifiquen a una madre por querer una cesárea o por elegir un parto vaginal. Entonces, no te dejes llenar la cabeza de ideas que infunden miedo, tú estás preparada para tomar la decisión.
                    •  Permítete el trabajo de parto.  Si decides o requieres programar una cesárea, se recomienda que la madre pase por el trabajo de parto para preparar su cuerpo y el del bebé. Esta fase tiene una gran cantidad de beneficios para tu hijo.

Finalmente, ten en cuenta que es tu momento. Así que explora los diferente escenarios, toma tu decisión con calma, con conocimiento y desde el corazón, no desde el miedo ni la complacencia. Disfruta y goza ese momento único, con miedos y dolores incluidos. DAR A LUZ es DAR A LUZ con todas las emociones y sentimientos, vía natural o por cesárea, y nada de eso te hará mejor o peor madre que otra. TODAS somos admirables y recuerda: ESTAMOS HECHAS PARA ESTO. 

No te angusties si por alguna razón estás insegura y sientes una dependencia emocional y física hacia tu pareja. Esto puede suceder por la incertidumbre del parto y por miedo a que su relación nunca vuelva a ser igual, él lo entenderá. En términos generales, tus emociones en el tercer trimestre de mebarazo variarán desde una felicidad extrema por conocer a tu bebé, hasta impotencia, ansiedad y temor. Tranquila, todas nos sentimos igual.

Tip: encuentra actividades que despejen tu mente y comparte tus sentimientos y emociones con tu pareja y seres queridos.

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader