fbpx
To top
1 Nov

Ser mamá y ser mujer

Embarazo María Clara Rodríguez

Ser mamá no implica olvidarte de ti misma

Por fin tengo un minuto para respirar… entre atender las necesidades de mis hijos, las tareas de la casa, preparar y alistar la comida para todos, cambiar pañales, ordenar y reordenar los juguetes, ir al médico, hacer las tareas del colegio, llevarlos a clases de estimulación y trabajar en mis proyectos, siento que no paro nunca. Es que no tengo un segundo para pensar, soy una maquinita que funciona y a veces ni sé cómo, y eso que yo tengo ayuda en mi casa.  No me imagino la dimensión de la carga de las mamás que hacen todo solas y lo logran.

Te has puesto a pensar que esto será nuestro día a día durante varios – por lo menos 10 años- y que los 3650 días que vienen serán una sorpresa sin descanso. Yo sí, y lo hago cuando estoy tan cansada que no puedo dormir y entonces me da más ansiedad y menos sueño, empiezo a hacer listas en la cabeza, a reacomodar las agendas, a planear vacaciones, y de pronto otra vez es hora de comenzar la rutina.

Esto no es una queja, ni mucho menos, es la realidad, pero al escribirla se hace más claro lo complicado que es y el reto que nos espera para no perdernos en este mundo de tareas y deberes. Sí mamás, nos perdemos sin darnos cuenta y luego nos acostumbramos a eso, y mientras la vida pasa nosotros nos olvidamos un poquito de nosotras como mujeres.

Por eso quise hacer una alerta de cuidado propio y mencionar algunas frases con las que justificamos vivir para y por los demás mientras nos olvidamosos a nosotras mismas en el proceso. 

Si te has dicho algunas de las siguientes cosas repetidamente y se han vuelto una excusa constante, tienes la tarea de encontrarte.

¡Pero no te preocupes, lo haremos juntas!

“No es que sea diferente, es que la maternidad te cambia”

Esto es muy cierto, la maternidad te cambia y modifica tus prioridades. En algunos casos se altera tu personalidad por los cambios hormonales. Pero lo cierto es que en el fondo seguirás siendo una persona con deseos y sueños, con necesidad de relacionarte con los demás y de saber que tienes un propósito. Entonces no uses esto como excusa para abstraerte. Créeme, muchas mamás con hijos mayores me lo han dicho: por más que las rutinas cambien, siempre vuelves a ti y a lo que eres y quieres. Así que más vale trabajarlo desde el inicio de nuestra etapa como madres.

“Es que no puedo darme el lujo de tener las mismas libertades”

Claro, ahora tienes que cuidar y asegurar la vida de alguien más y ya no es lo mismo que antes. Ya no controlas tus días, ni tus tiempos, ahora dependes de otros. Pero y quién dijo que la única forma de disfrutar es tener las mismas libertades de antes. Nos estamos transformando, estamos aprendiendo a aceptar nuestra nueva etapa y en esta también encajan nuestros deseos. Es cuestión de priorizar lo que quieres y rodearte de personas comprensivas que entiendan el cambio y se adapten a él. En mi caso, pensé que tenía que dejar los planes con mis amigas, pero no fue así, no dejaron de quererme por tener hijos, al contrario, quieren hacer nuevos planes conmigo y estar presentes en la vida de mis bebés.

“No es que no quiera sacar tiempo para mí, es que no me queda energía para nada más”

Esta la usamos mucho ¿o no? Me siento muy identificada repitiéndola porque es muy cierto.  Yo creo que uno nunca se ha sentido tan cansado en la vida como cuando es mamá. Tener un hijo, lactar, estar pendiente, dormirlo, bañarlo, perseguirlo por todas partes… y puedo seguir diciendo una larga lista de cosas que te dejan exhausto y disminuyen tu energía. La realidad es que nos vamos a sentir muy cansadas la mayoría del tiempo. Pero si nos fijamos, nuestros hijos nos hacen sacar energía de no sé dónde, nuestra familia y nuestros esposos también. Entonces tenemos que sacar un poquito de energía para nosotras mismas.  Mi herramienta cuando me siento agotada, es decir sí a los planes que me proponen o a los que me harían feliz. Si empiezas diciendo sí, te animas a lo que sea; si empiezas diciendo no, siempre vas a encontrar una excusa.

Aunque ser mama siempre será parte de lo que somos y delineará nuestro futuro, es solo una fracción de nosotros., a veces parece acaparar todo, pero que en realidad es algo que aprendemos a manejar. Lo importante es que lo reconozcamos desde el inicio y nos ayudemos entre mujeres a encontrarnos a nosotras mismas.

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader