fbpx
To top
27 Sep

Nutrición

foto nutricionposparto

Una vez tenemos a nuestro bebé en brazos es probable que a muchas se nos olvide algo muy importante, y es nuestro propio cuidado. Es normal que esto ocurra, ya que seguimos hormonalmente desordenadas, hemos descansado poco y nuestro instinto de madres nos lleva a centrar toda la atención en el bebé. Sin embargo, es importante que intentemos en lo posible –y con apoyo de quienes tenemos alrededor- no descuidar nuestra recuperación post parto, en particular lo que tiene que ver con la alimentación. Entramos en una etapa que exige mucho de nosotras, por lo que los alimentos deben proporcionarnos bastante energía.

Te recomiendo:

Consumir alimentos ricos en hierro para evitar/combatir la anemia a causa de la sangre que hemos perdido en el parto (para esto es bueno consumir carnes, cereales integrales, hígado, lentejas, espinacas y frutos rojos).

Integrar a nuestra dieta alimentos que nos ayuden a cicatrizar (lácteos -a menos que su médico les diga lo contrario- huevos, carnes rojas, cereales y todo lo que contenga vitamina A, C y K).

Tomar bastante líquido para favorecer la lactancia (mínimo 3 litros de agua en el día).

Perdiendo peso

Dentro de todas las dudas que nos asaltan después de dar a luz, una de las más comunes es ¿cuándo volverá mi cuerpo a su estado “normal”? Yo creía que era algo que ocurría rápidamente y que se notaba de inmediato. Pero no. Quiero contarles que me sorprendí al ver que después del parto, todavía parecía embarazada de 6 meses. Entendí entonces que recuperarse es un proceso lento y que toma tiempo.

Aprendí que:

Mi útero aumento casi 20 veces su tamaño para albergar a Matilde y así como se expandió, tardará un tiempo en volver a ser del tamaño de una pera.

Que la eliminación de líquidos el algo que también toma más tiempo de lo que uno piensa. Apróximadamente puede tardar entre 8 y 10 días.

Lo único que se pierde casi de manera inmediata cuando nace el bebé es un poco de peso. El cual se distribuye así: 3 – 3.5 kilos del bebé, 1 kilo de placenta y 1 kilo de sangre y líquido amniótico, que en total suman entre 5 – 5.5 kilos.

Debemos pensar  que no estamos en una carrera para volver a ser las mismas de antes. Todo irá ocurriendo a su tiempo y es mejor que nos tomemos todo con calma para  tener energía, proporcionar todos los nutrientes a tu bebé, y no retrasar tu recuperación.

Después de la cuarentena

Una vez te vayas estabilizando y pases la cuarentena, tu dieta también volverá a la normalidad. Si no has tenido complicaciones de salud, estás sana y con ánimo, puedes pensar en un plan para recuperar tu peso inicial.

Si estás lactando, probablemente notarás que tu cuerpo te pide más comida, pues tu gasto calórico aumenta. Sin embargo, ten en cuenta que a pesar de que deberás llevar una alimentación sana y variada, esto no quiere decir que puedas comer sin medida. Bastará con que consumas unas 500 calorías extras a lo que normalmente consumes, que tomes mínimo 2 litros de agua en el día y que incluyas bastante calcio en tu dieta.

Si no estás lactando, y quieres bajar de peso, lo mejor es que acudas a un nutricionista que te acompañe en el proceso . Ten en cuenta que así hayas aumentado más peso del establecido en el embarazo, la recuperación debe ser un proceso seguro, así que no te aceleres. Evita dietas extremas pues puedes descompensarte y poner el riesgo tu salud.

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader