fbpx
To top
25 Sep

Molestias

foto-molestias 1.2
E

ste trimestre es para algunas mujeres el más llevadero. No estarás tan cansada como en el primer trimestre, ni tan pesada como en el tercero, así que resulta, en general muy tranquilo. Sin embargo, puedes llegar a presentar alguna de las siguientes molestias:

Dolor de espalda

Esta en una molestia que día a día irá aumentando. No sólo el dolor de espalda te hará sentir agotada, sino dolores más profundos e incómodos como el dolor en el nervio ciático. Eso sucede pues tu bebé se está acomodando y tu postura cambia para mantener el centro de gravedad. Para esto es maravilloso hacer ejercicios como pilates y yoga y aprender ejercicios de estiramiento para que practiques cada vez que sientas dolor.

Problemas para dormir

Día a día puede que te vayas sintiendo más incomodidades, ya que no estás acostumbrada a tu nuevo tamaño. Tu panza sobresale y eso puede generarte problemas para dormir, además de otras molestias como el dolor de espalda, acidez o la sensación de ahogo. Me ayudó mucho dormir con una almohada especial para embarazadas    (es larga, como de tu tamaño, y te ayuda a acomodarte mejor); también me ayudó poner varias almohadas y dormir lo menos horizontal posible.

Tip: no duermas ni permanezcas mucho tiempo boca arriba pues te generará una presión mayor. Realiza estiramientos propios para estos dolores.

Pérdida de memoria, coordinación y equilibrio

No sólo se te olvidan las cosas sino que pierdes coordinación. Esto se llama pérdida de memoria gestacional y se debe, entre otras cosas, a los estragos de las hormonas y a la falta de sueño continuo que requiere un ser humano para recuperarse a diario. Relájate  esto pasará con el tiempo.

Tip: anota todos tus quehaceres y diligencias, lleva una agenda contigo siempre y usa tacones sólo en ocasiones necesarias pues puedes darte una pérdida de equilibrio.

Dolor en las articulaciones

Es normal que sientas dolores es tus articulaciones, en especial cuando te levantas en la mañana, lo cual se debe a que la hormona Relaxina está trabajando en tu organismo.  Será necesaria para el momento del parto, gracias a ella tus caderas se podrán abrir para que el bebé atraviese el canal de parto. No te preocupes, es otra molestia que desaparecerá una vez nazca tu bebé.

 

Estreñimiento

Tu bebé oprime todo dentro de ti. Todo cambia de posición. Tu intestino está siendo oprimido así que tu digestión se hará lenta. Para mejorar el estreñimiento consume mucha fibra, bebe suficiente agua y realiza ejercicio.

Tip: come papaya, avena, pitaya. Si la situación no mejora consulta con tu médico. Bebe suficiente agua.

Poliuria

Las ganas de orinar podrán ser más frecuentes e incómodas debido a que el peso de tu bebé aumenta día a día, presionando aún más tu vejiga. Recuerda hidratarte bien, pero trata de no tomar agua después de las 6 de la tarde para evitar levantarte muchas veces en la noche a orinar. Puedes sentir algunos escapes de orina pequeños.

Tip: debes realizar ejercicios de kegel para fortalecer el piso pélvico; todos los días un mínimo de 40 repeticiones, así evitarás que se debilite la zona, disminuirás los escapes de orina y evitarás la pérdida de placer sexual.

Sensación de ahogo

Sucede porque tu bebé va creciendo y presionando tus pulmones hacia arriba, dejando poco espacio para que se expandan. Para mejorar la sensación muévete despacio, duerme lo menos horizontal posible y ayúdate con almohadas.

Tip: mantén la calma, estresarte o angustiarte por esa sensación hará que el ahogo empeore. Levántate, camina y respira profundo y despacio.

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader