fbpx
To top
27 Sep

Lactancia

lactancia

Prepárate para la lactancia

A pesar de ser algo tan natural, para muchas mujeres la lactancia supone incertidumbre y angustia, pues hay una cantidad de mitos y miedos alrededor de la misma. Mucha de esa angustia proviene de historias de nuestro circulo cercano y de las vivencias negativas de otras mujeres. Escuchamos, entonces, que la lactancia es dolorosa, que es muy exigente, que no se logra producir suficiente, que no alimenta bien al bebé y muchas cosas más. Todo eso puede ser cierto para algunos casos y para otros no. Cada historia es diferente y no se puede generalizar ni juzgar. Por ejemplo, hay mujeres que amamantan a sus bebés de manera exitosa sin ningún tipo de dolor o molestia. Otras que lo intentan superando varios obstáculos en el camino. Otras que a pesar de largos intentos desisten, e incluso, hay algunas que deciden no hacerlo, o simplemente no pueden.

Lo cierto es que amamantar es uno de los regalos más preciosos que ha dado la naturaleza.  A través de la lactancia  desarrollamos un vínculo maravilloso con nuestros hijos, y les proveemos la mejor nutrición, La más natural.

Mi consejo es que te prepares física y emocionalmente para amamantar -si es tu deseo hacerlo-. Entendiendo que TODAS las mujeres somos capaces y que lo único que necesitamos es voluntad y autoconfianza.

Preparación física y emocional

Emocionalmente, lo que debes hacer es llenarte de valor y creerte que lo puedes hacer, que estás hecha para eso y que ningún obstáculo te detendrá. Adicionalmente, deberás crear una red de apoyo en tu familia y/o las personas que estén a tu alrededor, en especial en los primeros días del bebé, para que te den ánimo, fuerza, y tranquilidad. Habla con ellos previamente y cuéntales de tus intenciones y tus expectativas, para que así mismo puedan apoyarte y darte una mano cuando tengas días o momentos difíciles.

Físicamente, también puedes empezar a prepararte desde que tu bebé está en tu vientre. Un consejo maravilloso que recibí, fue dejar mis pezones al aire libre la mayor cantidad de tiempo posible previo al nacimiento del bebé. Esto ayuda a que la piel del pezón vaya tornándose más fuerte, pues es precisamente  por estar tapada, que esa zona es más sensible a cualquier cambio.

Tip: otra cosa que me ayudó a no desistir cuando amamantar se tornaba difícil, fue comprar los implementos necesarios. Dentro de esas compras están los brasieres de lactancia, un extractor (eléctrico o manual), un cojín de lactancia, parches protectores de lactancia, camisas apropiadas para amamantar y un ungüento protector, como la lanolina.

Si entre tus planes está amamantar (espero que lo esté), ten en cuenta que puede ser un reto, pero que no es imposible. Puede que tengas suerte y la lactancia se te dé sin dolor ni molestias, o puede que resulte ser desafiante. Pero inténtalo. Amamantar es el regalo más precioso que podrás darle a tu bebé y será una experiencia única que generará un vínculo inquebrantable entre ustedes dos. La lactancia no sólo le dará beneficios a tu bebé, sino también a ti como madre, así que mentalízate como una mujer súper poderosa y convéncete de que puedes. Recuerda que entre más informada y dispuesta estés, más fácil será todo el proceso.

Si tuviste un embarazo múltiple, lee estás recomendaciones para amamantar efectivamente a tus hijos.

Además, te puede interesar ver el video que hice sobre mi historia con la lactancia.

2 Comentarios
  • Yasmin Forero

    Hola Maria. Felicitaciones por este nuevo espacio. Te sigo desde el embarazo de Matilde y aunque ya tengo decidido que no seré Mamá me gusta mucho el contenido que publicas y se lo he transmitido a mi hermana que se está estrenando como mamá. Siempre le digo ” mi amiga Marina Clara dice esto a aquello dependiendo el tema” pues en verdad hemos aplicado con la niña varias cosas. Mil gracias por generar este espacio tan auténtico y real.

    11 noviembre, 2019 at 8:12 am Responder

Deja una respuesta

ajax-loader