fbpx
To top
27 Sep

LME

tus emociones

La Lactancia Materna Exclusiva (LME)

La Lactancia Materna Exclusiva (LME) consiste en alimentar al bebé única y exclusivamente con “leche materna, incluyendo leche extraída o de nodriza, que puede fortalecerse con vitaminas o medicinas formuladas”, y es recomendada hasta los 6 meses de edad. Debes iniciarla después del parto y trabajar en ella fuertemente durante las primeras seis semanas de vida. Esto porque las seis semanas posteriores al parto son el periodo en el que tú y tu bebé establecen el nivel de producción de leche. Es decir que a partir de ese momento empiezas a ver tu producción real.

A decir verdad, lograrlo requiere de bastante dedicación. Y en mi caso, de perseverancia, ya que significó persistir, dejar atrás el cansancio, el dolor y muchos mitos alrededor del tema. Mi experiencia no fue la más sencilla, pues no fui de las afortunadas que se les dio de manera tranquila y natural. Tuve que luchar bastante para acostumbrarme a la succión, mientras aprendí a colocar a mi bebé adecuadamente

A pesar de lo anterior y después de mucho informame, me convencí de que mis hijos no podía tener mejor regalo que alimentarse de mí en sus primeros seis meses de vida. También aprendí que la leche materna tiene todo lo que el bebé necesita y que la lactancia es algo tan perfecto, que se adapta a las necesidades nutricionales de los niños.

Pude comprobar los beneficios directamentamente, y les juro no son inventos. La leche materna es mágica.. Para mí, aceleró la recuperación post parto y me ayudó a volver mi peso normal en tiempo récord. En el caso de mi bebé, fortaleció su sitema inmunológico, evitó problemas digestivos y estabilizó su desarrollo, de manera que siempre fue creciendo acorde a su edad.

 

La libre demanda

Si te has decidido por amamantar a tu bebé, probablemente una de tus dudas sea cada cuánto pecho dar a tu bebé. La regla general es hacerlo cando él lo pida y no seguir esquemas rígidos, ni horarios. La clave es olvidarte del reloj y seguir tu instinto de mamá. No te preocupes que poco a poco irás aprendiendo a leer a tu bebé y sabrás si su llanto es por hambre, o por alguna otra razón. Nadie mejor sabrá cuándo y qué cantidad tomar que tu propio bebé, así que relájate y olvídate de los horarios.

Para que tengas una guía, la mayoría de bebés se alimentan cada 3 horas, aunque eso puede variar dependiendo de la etapa en la que se encuentren. Con el paso del tiempo, verás que el bebé puede pedirte pecho con menos frecuencia y hacer tomas más rápidas, o por el contrario, que atravesará épocas en las que en las que pareciera que no queda satisfecho y te pide pecho con más frecuencia. Sigue tu instinto y déjate llevar por tu bebé.

Crea tu banco de leche

Hacer un banco de leche es una muy buena idea si quieren dar leche materna aún cuando no estánn con sus hijos. Se presentarán situaciones en las que no puedas estar  o llevar a su bebé, como el trabajo, diligencias importantes, salidas con amigos, entre otras. Lo cual no debe ser un impedimento para alimentarlo con leche materna.

El momento ideal para empezar a hacer tu banco de leche, es cuando te sientas lista, y según tus necesidades. En mi caso empecé a  muy temprano (a sus 15 días de nacida). Lo que me funcionó fue usar un extractor eléctrico después de cada toma durante 10 minutos, e ir guardando la leche que me salía durante el día en el refrigerador. Al final del día la pasaba al congelador. Al principio era muy poca la leche que salía, pero empecé a guardar de a ½ onza, 1 onza, o lo que obtuviera. Así, al final del día lograba recolectar ¾ onzas y las iba congelando.

No tengas miedo de congelar tu leche y no pienses que es innecesario. Siempre será útil, incluso, si estás disponible todo el tiempo para tu hijo. De hecho, puedes utilizarla para descansar, mientras alguien más lo alimenta.  

 

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader