fbpx
To top
27 Sep

La hora dorada

lactancia

Conocí qué era la hora dorada gracias a una de las asesoras de lactancia que estuvo presente cuando más la necesité. Ella me ayudó a entender la importancia y el significado de esa hora y cómo puede facilitar varios procesos como, por ejemplo, la lactancia.

Cuando hablamos de hora dorada nos referimos a la primera hora de vida del bebé. Es un momento muy importante en el que madre e hijo deben procurar estar juntos y en el que el bebé estabiliza su frecuencia cardiaca, su temperatura corporal y se calma al sentir el corazón de su madre, ayudándole a acoplarse a su nuevo entorno.

Para la lactancia esa primera hora de vida es fundamental, pues permite que el bebé comience a succionar inmediatamente después del parto (recibiendo de inmediato el calostro, la primera leche que producimos y que actúa como su primera inmunización) y que el cambio al  al mundo exterior sea menos abrupto.

La hora dorada también favorece la lactancia pues evita que el bebé reciba como primera comida, un tetero con fórmula del hospital, lo cual posteriormente, puede complicar el método de succión para recibir leche materna. Así mismo, favorece la activación y producción de leche materna. Entre más rápido comience la succión, mucho mejor para tu producción, ya que es esa succión la que activa la prolactina, responsable de la producción de leche.

Es importante que conozcas los beneficios de tener a tu bebé cerca en esa hora dorada y así mismo, puedas hablar previamente, con el personal médico que te atenderá para que de ser posible, goces de esos beneficios junto con tu recién nacido.

Mitos de lactancia

Son varios los mitos alrededor de lactancia y bastantes los miedos que nos invaden a la hora de amamantar. Desafortunadamente, en la mayoría de ocasiones, son esos mitos o miedos los responsables de la suspensión de la lactancia.  Lo importante, es que estés enterada de esos mitos y/o miedos comunes y que puedas tomar decisiones conscientes de cuándo dejar de amamantar, o cuándo suplementar con fórmula para lactantes.

A continuación mencionaré algunos de los mitos más comunes:

        • “No puedo amamantar pues tengo pezón pequeño, plano o invertido. Falso. Para solucionar ese problema bastará con hacer uso de una pezonera o un formador de pezón.
        • Tengo prótesis mamarias y eso impide mi lactancia. Falso. Las prótesis no interfieren con la producción de leche. En las cirugías puede cortarse uno que otro conducto, pero yo soy un claro ejemplo de que tener prótesis no interfiere con la producción.
        • Tengo una baja en mi producción de leche. Verdadero. Esto puede ocurrir por algún cambió anímico en la madre, po estrés o ansiedad. Por eso es tan importante que intentes estar relajada y cómoda para dar pecho y tengas una red de apoyo cercana. Cuando esto ocurra, tómate un descanso, una siesta o una ducha caliente.
        • Mi bebé no queda satisfecho con mi pecho. La muestra de que tu bebé está quedando con hambre son los pañales y el peso. Tu pediatra determinará si tu leche en efecto, no es suficiente. Pero no diagnostiques ese problema sin tener certeza. Debes saber que hay épocas que pasan los bebés, como las crisis o brotes de crecimiento, en los que piden pecho con más frecuencia, no por que queden con hambre, sino porque están regulando la cantidad de leche que necesitan. Recuerda que a mayor succión, mayor producción.
        • No produzco suficiente leche. Falso. Muchas sentimos desespero en los primeros días al ver que no producimos litros de leche, pero no se preocupen la producción irá aumentando con la succión. Su leche siempre será suficiente, a menos que haya un problema de fondo, indicado por un médico. Es importante que sepan que el crecimiento del bebé va regulando y aumentando la cantidad que producen.
        • La leche que ven en el extractor, no siempre es un referente de producción. Hay mujeres que dan LME hasta los 6 meses y NUNCA logran obtener una gota ni con extractor manual, ni con eléctrico. Esto courre porque la succión del bebé es 15 veces más fuerte que la del mejor extractor.
        • Hagan caso omiso al “ruido externo” -como he llamado muchas veces al voz a voz, consejo, creencia, mito u otras experiencias- pues aunque se hagan con buena intención, sólo nos llena de miedo en un momento en el que nos encontramos vulnerables.

CONCLUSIÓN: No esperen el peor escenario, la naturaleza es PERFECTA y ustedes podrán hacerlo. No se llenen de INSEGURIDADES innecesarias. Recuerden que la lactancia puede verse afectada/truncada por el estado emocional, así que ÁNIMO ¡No desistan!

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader