fbpx
To top
26 Sep

Qué es una contracción y cómo manejarla

foto contraccionmc2

Durante las útimas semanas de embarazo empezamos a preocuparnos más por las contracciones, cómo se sienten y cómo se identifican. Para una madre es importante reconocerlas, pues es un mensaje del cuerpo que indica el inicio del trabajo de parto. Así, con cada contracción del músculo (útero), el bebé se va ubicando en el canal cervical.

Una madre puede presentar dos tipos de contracciones:

  1. Contracciones de Braxton Hicks, de falso parto o de práctica, las cuales son irregulares, no aumentan en intensidad y pueden parar con un cambio de posición. Es decir, son suaves espasmos en el abdomen mediante los cuales nuestro cuerpo se alista para dar a luz.
  2. Contracciones de parto, las cuales son dolorosas, intensas e incómodas. Estas varían de mujer a mujer, pero usualmente se sienten como un dolor intenso en la espalda baja, junto con una fuerte presión en la pelvis.

Independientemente del momento del embarazo en que empecemos a sentirlas -pues varía en cada caso- es importante que tengamos la información necesaria para saber cómo manejarlas y cuándo acudir a un profesional. En mi caso, en los últimos días de embarazo las contracciones se hicieron más intensas, frecuentes y algo dolorosas (podría describirlo como un cólico y como un lumbago), pero aún no eran regulares. Por esto, y por indicaciones del médico decidí manejarlas desde casa.

Esto pude hacerlo gracias a los cursos psicoprofilacticos, en los que me enseñaron a controlarlas.

Método para controlarlas

  • Cerrar los ojos y conectar con lo que estamos sintiendo, basándonos en la realidad y no en el miedo o la angustia.
  • Poner suavemente las manos sobre el vientre, para debemos acompañar a nuestro bebé en ese momento. Él está en un ejercicio mucho más exigente que el nuestro y debemos hacerle sentir que estamos ahí, protegiéndolo con nuestro abrazo.
  • Mantener una respiración lenta y profunda, inhalando por la nariz y exhalando por la boca (Aquí es clave que al practicar lo hagamos durante un minuto –pues eso dura la contracción más larga- y que en ese lapso de tiempo no sobrepasemos 5 respiraciones completas).

Las contracciones pueden durar desde unos pocos segundos hasta un minuto, y van intensificándose a medida que avanza el trabajo de parto. Para que tengas una referencia, estas aparecen en intervalos regulares de tiempo. Por ejemplo, cada 3 minutos, duran minuto y se repiten durante 1 hora.

Si exprimentas esto y elegiste un parto en el hospital, te recomiendo llamar a tu médico para avisarle que estás en camino, así todo el equipo de salud puede estar preparado para recibirte.

Te puede servir el video del día del parto de mis mellizos y de cómo los recibí.

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader