fbpx
To top
26 Sep

Ritual de despedida de la panza

Embarazo María Clara Rodríguez en el tercer trimestre

Así como para mi fue muy importante dar la bienvenida a mis bebé al mundo, también fue clave cerrar el ciclo de la gestación haciendo una despedida a mi panza. Creo que el agradecimiento es una de las prácticas que deberíamos hacer más seguido para aprender a valorar TODO lo que llega a nuestras vidas.

Por eso, días previos a mi fecha de parto busqué un espacio y lugar especial, era tranquilo y me permitió realizar una meditación consciente y conectar con mi bebé.  Quise hacerlo para agradecerle a mi cuerpo y a mi hijo por haberme acompañado durante nueve meses y, también, para hacerle saber que llegaría a una familia llena de amor y de ilusión.

Muchas veces olvidamos reconocer la fuerza y capacidades de nuestro cuerpo, por eso despedirnos nos ayuda a darle valor a todas esas cosas que nos ha permitido lograr: aguantar un peso que no creimos posible; sobreponernos a náuseas, dolores, estriramientos y noches de insomnio; cargar y proteger a nuestro hijo, tener la fortaleza para levantarnos cada día, alimentarnos y movernos por y para nuestro bebé, entre muchas otras cosas.

Pensando en eso y en mi hijo, le hablé, lo consentí con un masaje, puse mi música favorita y canté. Después, escribí lo que sentía y dije adiios así:

Este es un adiós con una mezcla de sentimientos ENORRRRRMEEEE. Gracias cuerpo, tener a Matilde en mi vientre fue un regalo MARAVILLOSO. Un regalo que me permitió crecer, madurar y evolucionar. Un regalo que me inspiró y cambió mi proyecto de vida.

Con esta despedida agradezco por cada día y cada cambio que me ocurrió, por mi fortaleza, por mis incertidumbres y miedos, por la capacidad para salir adelante y por la energía que con que afronté estos nueves meses.

Gracias Matilde por prepararte conmigo para la vida fuera de la panza y por escogerme a mi para llegar a un mundo completamente desconocido. Mi cuerpo está listo para ayudarte a nacer y tanto tu papá como yo estamos esperándote con ansias. Fui muy afortunada por llevarte dentro de mi.

Adiós Matilde de mi vientre… ¡Bienvenida Matilde al mundo!  Te veo dentro de poco.

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader