fbpx
To top
12 Ene

Aprender a escuchar a los hijos

Matilde y Maria aclara escuchando

CÓMO ESCUCHAR A NUESTROS HIJOS?

¿Cuántas veces escuchamos la palabra mamá en un día?  No me he puesto a contar, pero a veces parece ser es la única palabra que conocen nuestros hijos. Es más, algunos días pienso que dicen mamá por inercia y en realidad no tienen nada que decir jaja. Y claro, este uso constante de “mamá” hace que para nosotros sea común escucharla, que respondamos mecánicamente o que hasta la ignoremos.

Pero me puse a pensar que en medio del hábito y la costumbre que se genera, hay que recordar que nuestros chiquitos sí necesitan de nuestro tiempo, disponibilidad y atención.  Y no solo cuando requieren ayuda o vigilancia, sino cuando quieren hablar y contarnos lo que piensan.

Hoy que me senté pacientemente a escuchar a Matilde y a atender todas sus ideas.Esto me hizo reflexionar sobre la conexión que generamos cuando les dedicamos tiempo y atención y, todavía más,cuando estamos presentes, comprendido  su lenguaje verbal y no verbal.

La importancia de escucharlos va mucho más allá de una norma social o de respeto; escucharlos y hacerlos sentir incluidos incide en su desarrollo emocional, en su autoestima, y en algo que a veces no es tan evidente; conectar con nuestra infancia y con el niño o la niña que fuimos.

Escuchar a los hijos no siempre es fácil, pues lo primero que debemos hacer es volvernos niños también, y no a todos nos fluye. Pero si nos llenamos de amor, paciencia y empeño en conocerlos más, fortalecer su autoestima y conectar con ellos para que en el futuro sientan que sus palabras vale, seguro que se nos facilitará la tarea.

matilde y maria clara sonriendo

Pensando en esto quise compartirles algunos tips para aprender a escuchar

  • Dejen a un lado el celular o cualquier otro objeto que les robe la atención y hagan contacto visual.
  • Tomen la conversación con calma, dejando que su hijo se exprese con las palabras que necesita y asimilando cada una.   
  • Durante la conversación, repitan lo que su hijo les está diciendo y en sus mismas palabras para darle a entender que escuchan y comprenden lo que quiere expresar.
  • No le resten importancia a las preocupaciones de sus hijos. En lugar de usar frases como “todo va a salir bien”, que cortan la comunicación, hagan preguntas. ¿Qué te preocupa? ¿ Cómo puedo ayudarte?
  • No juzguen.  La idea no es corregirlos ni imponer nuestras ideas, sino permitir que se expresen y hacerles saber que sus pensamientos y opiniones son respetables y tienen cabida.
  • Escuchar no significa no hablar, pero hay que manejar la conversación con paciencia para darle espacio y a nuestros hijos.
  • Pongan atención a la comunicación no verbal.  Puede ocurrir que nuestros hijos no encuentren las palabras para expresarse, pero están hablando con expresiones y acciones como: aislarse, esconderse y evitar otras personas, tener mal humor o cambios de actitud, quejarse constantes o expresar dolores en el cuerpo sin una causa (como dolores de estómago o de cabeza).

No obliguen a sus hijos a hablar, es mejor darles la confianza y el espacio para que ellos elijan cuando hacerlo. Pueden buscar otras formas para conseguir que se expresen, Recuérdenles que hay muchas maneras de identificar y mostrar emociones, como dibujar, bailar, escribir o cantar.”

Sin comentarios

Deja una respuesta

ajax-loader